Si el Producto Interno Bruto (PIB) es el crecimiento económico "El Producto Interior No Bruto de un país es el talento de la ciudadanía."

martes, 13 de septiembre de 2016

Proyectos Sociales: Conceptos Básicos

El desarrollo de un país está directamente relacionado con la oportunidad y el éxito de los proyectos sociales que emprende. En este sentido un proyecto se entiende como un medio para que una situación actual, problemática e insatisfactoria, se transforme en una situación deseada.
El concepto de proyecto social hace alusión a la ejecución de una serie de actividades con unos recursos limitados (humanos, técnicos, financieros y otros) en un tiempo y lugar específico, para alcanzar un objetivo que está determinado por la existencia de una situación-problema a solucionar.  
Al considerar la temporalidad de un proyecto surge la connotación de lo que se llama “el ciclo de vida de un proyecto”[1] en el cual podemos considerar cuatro etapas:






[1] Cejas, C; Olaviaga, S; Kremer, P: Manual para la formulación de proyectos organizaciones comunitarias, Centro de Implementación de Políticas Publicas para la Equidad y el Crecimiento (CIPPEC), Buenos Aires, Argentina, 2006.


La fase inicial de identificación, es fundamental ya que es allí donde se plantea el problema que resolverá el proyecto. Para su construcción se puede utilizar la metodología del “árbol de problemas”, que busca identificar el problema central y sus causas.  Comparto este video tutorial con un ejemplo para su realización.



La fase de formulación, implica la organización de ideas para el planteamiento de la solución al problema identificado, es la propuesta del proyecto: justificación, objetivos, alcance y su plan de trabajo en términos de cronograma de actividades, recursos disponibles e indicadores de control. Este es un proceso de planeación que demanda establecer objetivos, metas, recursos y un tiempo muy concreto; así como la consecución de un equipo capacitado y comprometido para su  desarrollo.
Para la formulación de proyectos se deben contemplar las siguientes preguntas[1]:

¿QUÉ se quiere hacer?
Descripción del proyecto
¿POR QUÉ se quiere hacer?
Fundamento o justificación, razón de ser
¿PARA QUÉ se quiere hacer?
Objetivos y propósitos
¿CUÁNTO se quiere hacer?
Metas
¿DÓNDE se quiere hacer?
Localización física y cobertura
¿CÓMO se va a hacer?
Actividades y tareas /Metodologías y técnicas
¿CUÁNDO se va a hacer?
Cronograma
¿A QUIÉNES va dirigido?
Destinatarios o beneficiarios
¿QUIÉNES lo van a hacer?
Recursos Humanos
¿CON QUÉ se va a hacer?
¿CON QUÉ se va a costear?
Recursos materiales
Recursos financieros


La fase de ejecución y seguimiento, es la realización del plan de trabajo. La etapa de planeación debe contemplar dentro de su análisis las situaciones o condiciones que pueden afectar el proyecto y de esta forma tener un cronograma más amplio y flexible que permita este manejo. El líder del proyecto, cumple un papel fundamental en este sentido, ya que debe monitorear los indicadores clave y tomar las decisiones más convenientes para que las variables de calidad, tiempo y presupuesto estén dentro de los límites establecidos.

Finalmente, la fase de evaluación, determina si el proyecto cumplió o no con sus objetivos y metas la solucionar efectivamente el problema central planteado.




[1] Ander-Egg, E y Aguilar Idañez, MJ: Cómo elaborar un proyecto. Guía para diseñar proyectos sociales y culturales, Editorial LUMEN / HVMANITAS, Buenos Aires, 2006.

Nota Escrita por:

Claudia M. Ramos
Equipo de Voluntarios
Share:

0 comentarios:

Publicar un comentario

Archivo de la página

Nuestras redes sociales




Nuestra estrategia de promoción contra el cambio clímatico